martes, 21 de julio de 2015

UN INSECTO QUE BIEN PODRÍA SER TU AMIGO

UN INSECTO QUE BIEN PODRÍA SER TU AMIGO

Él era un insecto. No hablaba ni pensaba correctamente como lo hacemos los humanos. Él era ese insecto que nos estorba cuando juguetea con nuestros cabellos, o cuando se posa atrevido sobre nuestra cara. Él era consciente de lo que era, pero aún así nunca dejo de ser feliz. Él era una mosca, un escarabajo tornasol, una luciérnaga perdida durante un soleado día de verano. Él era araña y ciempiés, ambos mudos, y quizás amenazantes. Él lo sabía, podía ser atemorizante en la ciudad, y aún así nunca dejo de ser feliz. Pero un día vino un potente huracán, y se lo  llevó hasta una selva lejana, impulsado por fortísimos vientos y lluvia. Él era aquel insecto del que ya hablamos, y que ya conocemos; ágil, apuesto, astuto. Uno sin nombre. Quizás una versión insectívora de Pedro, José o Andrea. Llegó a la selva, y estuvo afligido. Él ansiaba la ciudad. Amaba el  escándalo y la anarquía de la urbe. Él era un bicho que viajó lejos, y se sintió triste. Quiso regresar, pero ya no pudo. Las estaciones cambiaron sus vientos. La lluvia se fue lejos. Él era un insecto que había sido alegre, pero ahora nadaba en la desolación, allá relegado en su inmensa selva maldita, sin amigos a quienes fastidiar.


© Rafael Ángel Valladares Ríos.
21 de Julio del 2015.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

MIL GRACIAS POR SU COMENTARIO! MUY PRONTO ESTARÉ EN CONTACTO PARA DISCUTIR Y ANALIZAR SU VALIOSO APORTE A ESTE BLOG! DESDE TEGUCIGALPA, HONDURAS.

HOJAS ASESINAS-poema