miércoles, 9 de agosto de 2017

RAFAEL ÁNGEL VALLADARES RÍOS- Nuevo poemario- Publicación



RAFAEL VALLADARES RÍOS- NUEVO POEMARIO- CONTACTO

una pequeña voz dentro de mí decía que No se podía....
CONTACTO mi primer poemario en proceso de publicación... pronto estará disponible para todos! Abrazos!





rafa.valrios@gmail.com

(c) RAFAEL VALLADARES RÍOS-Agosto 2017

SURFEAR OTRO COSMOS

SURFEAR OTRO COSMOS

Necesito articularme, encontrarme a mí mismo y destrozar la quimera. Deseo desandar las playas de la imaginación, imaginando que soy absorbido irremediablemente por ellas. Deseo borrarme. Aspiro reescribirme con las palabras más bonitas del mundo. Anhelo crear espontáneamente, como una planta salvaje solamente crecer y crecer, rechazar las fronteras y las murallas. Deseo acallar los murmullos que me juzgan cuando cruzo la calle. Cuando desando las aceras los vecinos acechantes se vuelven de cera. Sus caras hacen gestos de malicia. ¿Por qué soy tan trascendental para aquellos que desconozco y desprecio? Es como preguntarse por qué el agua está mojada, quizás.  Pero yo deseo ser simple, llano, transparente. Como aire, como viento gélido, como cristal purísimo, quiero ser conocidamente idiota. Me rodean un sinnúmero de idiotas, lo reconozco porque quizás yo sea otro de entre ellos, no lo sé, dímelo tú. Aspiro transfigurarme. Aspiro volver a empezar aquí o dentro de los anillos de Júpiter. Surfear otro cosmos. Loco me han llamado por esto. Otros adjetivos me han colocado sobre la frente ya, antes, pero yo los ignoro. Necesito desarticularme, convertirme en pedazos de loza, romperme en miles de astillas. Necesito volver a la raíz del problema, al huevo primigenio, al centro del universo originario. Menudo problema necesitar no ser más, para luego ser alguien más. No creo haya vuelta atrás, solamente vueltas más adelante, meandros oscuros o radiantes de desamor.



© Rafael Valrios- 9 de agosto del 2017.


sábado, 24 de junio de 2017

ALLEN GINSBERG- NOSTALGIAS DEL PADRE MUERTE traducción libre

NOSTALGIAS DEL  PADRE MUERTE
Por ALLEN GINSBERG

Hey Padre Muerte, estoy volando a casa
Hey, pobre hombre, estás tan solo
Hey viejo papá, yo sé hacia donde voy

Padre Muerte, no llores más
Mamá está ahí, debajo del suelo
Hermano Muerte, por favor cuida lo almacenado

Vieja Tía Muerte, no escondas tus huesos
Viejo Tío Muerte, escucho tus gemidos
Oh Hermana Muerte, que dulces quejidos

O Niños Muerte, vayan a respirar sus respiros
Sollozantes pechos harán más fácil sus Muertes
El dolor se ha ido, lágrimas se llevan lo demás

Guru Muerte, tu arte está hecho
Amante Muerte, tu cuerpo huyó
Padre Muerte, ya voy a casa

Buda Muerte, despierto contigo
Maestro Muerte, te agradezco
Por inspirarme a cantar estas nostalgias

El sufrimiento fue lo que nació
La ignorancia me desampararó
Verdades sollozantes que no puedo ocultar

Padre Aliento, una vez más hasta pronto
Lo que hiciste nacer no fue nada ruin
Mi corazón está sereno, como el tiempo reconocerá.

Traducción libre por RAFAEL VALLADARES RÍOS.

JUNIO DEL 2017.

Irwin Allen Ginsberg fue un poeta y una de las figuras más destacadas de la Generación Beat en la década de 1950. Se opuso enérgicamente al militarismo, materialismo económico y la represión sexual.




viernes, 12 de mayo de 2017

HOJAS ASESINAS-poema

HOJAS ASESINAS

Cenizas
Es todo lo que va quedando del apocalíptico desafecto
Que han provocado esas palabras tuyas punzantes
Punzando dentro de mis entrañas
Que se retornan en convulsivas formas para
Finalmente convertirse en ramas otoñales.

El Otoño se avecina, si acaso ya no está aquí desgastándome
Y rogándome me apareje a su maléfica luz.

Escombros y arena es todo lo que va quedando
De nuestros vocablos sincronizados para odiar
Espinando fuerte en las sienes
Que oprimen al cerebro incandescente de ideas
Nefastas

O como esa estación de la que ya he hablado antes
Que se arrodilla frente de mí deseando
Rogando me entregue a su dorado lecho de hojas multicolores
Y asesinas.

© RAFAEL ÁNGEL VALLADARES RIOS-2017

Fotografía de Silvestre Santiago “Pejac- España


viernes, 28 de abril de 2017

CIUDAD BLANCA MOSQUITIA HONDURAS

"Kaha Kamasa": ¿se encontró en Honduras la legendaria Ciudad Blanca?



Derechos de autor de la imagenREUTERS

La legendaria Ciudad Blanca, el lugar lleno de riquezas soñado y buscado por conquistadores españoles y exploradores modernos, ha comenzado a "existir" en el caribe hondureño.
Y es que, quizás tratando de que el mito se convierta en realidad, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hérnández, acaba de darle el nombre de "Kaha Kamasa" (significa "ciudad blanca" en misquito, idioma de una etnia local) al conjunto de tres núcleos urbanos precolombinos escondidos en la Mosquitia, la región selvática de la costa oriental de ese país.
Pero, ¿se trata realmente de las ruinas de famosa urbe?

Culto al dios mono

En la Mosquitia siempre se han oído leyendas sobre este lugar también llamado Ciudad del Dios Mono, según recuerda en conversación con BBC Mundo Virgilio Paredes, del Instituto Hondureño de Antropología.
Se decía que era una zona con enormes construcciones de piedra blanca en la que unos sacerdotes vestidos de ese mismo color se reunían para hacer ritos y rendirle culto a un dios mono.




Emilio Silvestri, director del Instituto Hondureño de Turismo, explica que los conquistadores españoles creían que el área estaba llena de oro.
"En las leyendas todo se exagera. Lo que es una estatua de oro, se convierte en una calle de oro y así sucesivamente", le dice Silvestri a BBC Mundo.
Atraído por las historias de estos tesoros, en 1939 el explorador estadounidense Theodore Morde se internó en la Mosquitia y a su regreso escribió el libro "The City of the Monkey God" (La Ciudad del Mono Dios).
En sus páginas aseguraba haber llegado a la Ciudad Blanca y haber visto laestatua de un primate.
Pero no dio detalles de dónde estaba y la pista se perdió.

Misteriosos jaguares

En 2012 surgieron nuevas esperanzas de volver a encontrar esa mítica ciudad.
Una expedición aérea por la tupida Mosquitia detectó por primera vez tres núcleos urbanos que ahora el presidente hondureño ha bautizado como "Kaha Kamasa".
Cuando fueron descubiertos, los científicos les pusieron unos nombres menos mitológicos: T1, T2 y T3.


Image caption

En febrero del 2015 un equipo de arqueólogos exploró por primera vez T1 y se pensó que podía pertenecer a la legendaria urbe.
Ahora, en una última expedición, unos investigadores de los institutos hondureños de Antropología y de Turismo, de la revista National Geographic y de la Universidad Estatal de Colorado (EE.UU.), extrajeron las primeras 60 piezas arqueológicas de T1.
Entre los objetos hay jarrones y tazones de piedra con figuras de jaguares, así como cerámicas con decoraciones de lagartijas y guacamayos.
También hay una vasija adornada con la cabeza de un buitre, que pudo haber sido un vaso ritual, y una tinaja con cabezas de jaguar y de forma humana.


Image caption

Chris Fisher, investigador de la Universidad Estatal de Colorado, dijo que la vasija con la cabeza de un ave se elaboró entre los años 1.000 y 1.500 d.C, según un comunicado de la Presidencia de Honduras.
La pieza principal es una silla ceremonial de piedra con la figura de un jaguar. Tiene forma de metate (piedra para moler maíz), pero los arqueólogos creen que fue un asiento para gente de clase alta.
En la primera ciudad hay, además, una pirámide y otras construcciones de adobe que dan la idea de que el lugar servía para realizar actos religiosos, según le dijo a BBC Mundo Virgilio Paredes.

Más grande que Copán

Paredes estimó que la que algunos creen que podría ser la Ciudad Blanca, podría ser cuatro veces más grande que Copán, centro arqueológico maya ubicado en Honduras, que es patrimonio de la humanidad.


Image caption

Ante la importancia del hallazgo, el presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, acompañó esta semana al equipo de arqueólogos en la primera excavación y presentó la silla ceremonial con la cabeza de un jaguar en el departamento de Olancho, al este de Honduras, donde funciona un centro de investigaciones de estos restos arqueológicos.
En honor a la figura del felino, el presidente bautizó a T1 como la Ciudad del Jaguar.
"Dios nos ha bendecido al vivir este momento tan especial en la historia de Honduras y para muchos amantes de la arqueología", dijo Hernández.
Agregó que el hallazgo genera "una gran expectativa de lo que esto significará para Honduras y para el mundo".
Pero, ¿prueban estas piezas que T1 y sus áreas vecinas son parte de la Ciudad Blanca?

No es un lugar...

El ministro de Ciencias de Honduras, Ramón Espinoza, le dijo a BBC Mundo que debe haber más investigaciones para determinar si uno de los tres núcleos urbanos que se han encontrado es la Ciudad Blanca, ya que no se sabe bien a qué lugar físico se refería la leyenda.


Image captionLos arqueólogos tuvieron que bajar en helicóptero a la Ciudad del Jaguar, ya que de otra forma es casi inaccesible.

"Cualquiera de los tres podría ser el que originalmente se llamó Ciudad Blanca, por la cantidad de piedra caliza que hay en la zona. Además, no hay otro lugar de América Central en el que haya una civilización perdida", dijo.
Sin embargo, hay otras opiniones que muestran más escepticismo ante la existencia de la Ciudad Blanca.
En marzo del 2015, el arqueólogo de la Universidad Estatal de Colorado, Christopher Fisher, dijo a BBC Mundo que para él, "la Ciudad Blanca no es un lugar, sino que es la idea de selva prístina que existe allí".
"El valor de la Ciudad Blanca es que muestra a los hondureños que hay partes de su país que son jungla virgen, un laboratorio viviente que tal vez podamos poner en el centro de atención para ayudar a preservarlo", opinó.
Agregó que una zona que no ha sido tocada por nadie durante muchos siglos es de por sí un tesoro ecológico.
Así que, por ahora, habrá que esperar para saber si se ha hallado la Ciudad Blanca.











miércoles, 26 de abril de 2017

ESENCIA-poema


ESENCIA

Puedo ser agua o consigo ser calor
puedo ser amor, también desafecto
por ello merezco alcanzar las estrellas
y así conquistar mi esencia.

Ensayo, trato de encontrar al que Soy
el único que habita verdaderamente aquí dentro.

Posiblemente consisto solamente de
múltiples demonios indignados
o quizás de pocos ángeles al resguardo de lo que me queda
de ternura.

Pues nadie me conoce
ninguno ha logrado indagar la profundidad
de ciertos actos que se debaten en las penumbras.

Nadie está al tanto
nadie puede descifrarme
pues yo mismo me he extraviado en este sendero
que a falta de luz

se alumbra de ira.




(c) RAFAEL VALLADARES RÍOS-2017

GRACIAS LEMPIRA, EN LA CIUDAD DE LOS CONFINES


GRACIAS, LEMPIRA- EN LA CIUDAD DE LOS CONFINES
En el occidente de Honduras está la ciudad de Gracias, Lempira, un rincón colonial que tiene mucho que ofrecer.


Su arquitectura colonial, su legado lenca y el imponente Parque Nacional Celaque, donde está la montaña más alta de Honduras, son sus principales atractivos.
Esta ciudad es una de las más antiguas de Honduras, y curiosamente su fundación se efectuó en tres momentos distintos, siendo el primero en 1536 en Opoa, un lugar cerca de donde está lo que hoy es la ciudad; la segunda fundación fue en 1537 por orden de don Francisco de Montejo, no obstante, el asentamiento fue levantado y puesto en su lugar definitivo tras haberse sofocado el levantamiento del cacique Lempira, y fue así que sucedió la tercera fundación el 14 de enero de 1539.

En 1544 se estableció en la ciudad la Audiencia de los Confines, el más alto tribunal de justicia de la corona española en la región centroamericana. La sede estuvo instalada en el siglo XVI en una de las habitaciones del convento mercedario.


En los últimos años, Gracias ha tenido un importante empuje turístico y es parte de los recorridos de la ruta lenca-colonial, por lo que nacionales y extranjeros disfrutan de su gran legado histórico y su riqueza natural, que es acompañada también por los atractivos de municipios cercanos como La Campa, San Manuel de Colohete y Belén, donde se pueden apreciar algunas de las iglesias coloniales más hermosas de Honduras.

En Gracias se puede apreciar la iglesia de San Marcos, a un costado de la Plaza Central de la ciudad; el convento de esta iglesia fue anfitrión para la instalación de la Audiencia de los Confines en 1544. También está la Iglesia La Merced, cuya fundación data de finales del siglo XVIII, y por último las iglesias de San Sebastián y la de Santa Lucía, en el barrio Mexicapa, emblemáticas por celebrarse entre ellas una de las tradiciones más importantes del folclor nacional: el guancasco.


Otro de los grandes atractivos de Gracias es el Fuerte de San Cristóbal, ubicado en la parte más alta del cerro de San Cristóbal, su construcción fue ordenada por el presidente Juan Lindo en 1850 ante las amenazas de invasión de Guatemala y El Salvador, en el tiempo en que las luchas entre liberales y conservadores asolaron a Centroamérica. Ahí, además de la hermosa edificación del Fuerte, podrá apreciar las 14 esculturas de piedra instaladas en el patio exterior. Además de este lugar está el imponente Celaque, donde puede hacer senderismo, excursionismo y observación de aves.


En las montañas de alrededor se puede practicar el ciclismo de montaña. Y por si fuera poco, en Gracias, un grupo de jóvenes ha rescatado la tradición del tiro con arco tradicional, por lo que usted también puede practicarlo al visitar la ciudad. Ya saliendo de Gracias, a 16 kilómetros de la ciudad está La Campa, donde además de apreciar la majestuosa iglesia San Matías, una estructura barroca que data de finales del siglo XVII, y la hermosa artesanía en barro que es famosa por su gran calidad y detalle, también puede vivir una experiencia al límite en el canopy más extremo de Centroamérica, instalado en los cerros Sanjuanera y Santo Tomás, con tres y medio kilómetros de recorrido, dividido en seis estaciones con cables de 800, 600, 500 y 200 metros de largo, a alturas de 300 y 200 metros, siendo este uno de los atractivos que a más turistas cautiva en la ruta lenca del occidente de Honduras.
Gracias y La Campa son dos lugares que usted debe anotar en la agenda de viajes pendientes, y sin lugar a dudas va a disfrutar de su oferta turística, histórica, colonial y gastronómica.


Una buena opción es visitar Gracias en julio, mes consagrado a celebrar al cacique Lempira, y también es el tiempo en que se realiza el Festival Gracias Convoca, con una oferta artística y cultural muy variada.